Circo Nacional de Cuba

20 años HAVANEANDO

El arte circense en nuestra isla tiene una larga y fructífera historia a lo largo del tiempo, y es acariciado por un público que lo apoya con todas sus fuerzas porque esta enraizado en lo más profundo del gusto popular cubano.

Compañía Havana, fundada el primero de agosto de 1996, por un destacado artista circense: el malabarista German Muñoz, vino a sumar nuevas fuerzas al circo cubano. Fue una época de fuerte trabajo, selección del talento artístico, ensayos, montajes de coreografías, diseños.... que al final desembocó en una agrupación fuera de serie que vio la luz en el Coliseo Deportivo Kid Chocolate.

Desde entonces los más reconocidos espacios de esta manifestación artística del mundo acogen el quehacer de Compañía Havana que resume en si el talento, el amor y la capacidad creativo-artística del circo cubano, para llevar a otros países este arte de la emoción que agita corazones en los disimiles escenarios, una labor conjunta entre el equipo de dirección del Circo Nacional de Cuba, y los artistas que conforman la compañía, que cuenta con muchos seguidores y amigos en Cuba y allende sus fronteras, porque le ha insuflado a esta manifestación artística en la isla una nueva visión, donde se aglutina la contemporaneidad, la fuerza, el tesón y ese extra que aportan en la escena con sus actos, los creadores cubanos, que en estos momentos siembran por el mundo una semilla que germina en disimiles unidades artísticas, en diversos países de Europa, como el afamado circo francés Pinder & Jean Richard, la Pista Les Etóiles, y el Phénix, todos en el país galo. Amén que mantiene contratados a artistas en hoteles de Turquía, y en otras compañías circenses de Suecia, Suiza, Irlanda, y muchas más.

Entre los números que aclaman los espectadores en cualquier lugar y con el que han acaparado no pocos lauros cubanos e internacionales se cuenta el vuelo del pájaro, que lo distinguen, entre otros, por este trapecio volante.

“Tiempo Havana”, "Concierto Havana", "Carnaval del Circo", "Un día en La Habana", "De Cuba, del Circo y del Son" y "Havana Tropical" y muchos otros espectáculos en el tiempo, han amalgamado un conjunto de estrellas circenses cubanas en espacios nacionales e internacionales, acompañados siempre de músicos, cantantes, bailarines y actores, que le aportan una nueva visión a este arte milenario.

A ello se suman programas infantiles como “Cuéntame un Sueño”, “Ilusión y Fantasía” y “Fantasía para un Verano”, que llena de colorido y alegrías las jornadas circenses en esta isla, y en la que suman el talento de payasos, malabaristas, acróbatas, magos e ilusionistas... que desembocan todos en un arte que en Cuba tiene millones de seguidores.

El amplio currículo de Compañía Havana se enriquece con la participación en los más prestigiosos festivales internacionales: el Festival del Circo del Mañana de París, el Festival de Circo en Budapest, el Festival de Circo en Grenoble, Francia o en Montecarlo, donde han arrebatado muchos galardones, pero sin olvidar el Festival Internacional Circuba, que cada verano en La Habana aúna multitudes y recuerda los grandes premios obtenidos en los años 2007, 2008, 2009 y 2010, así como el primer lugar en la edición del 2011 y el GRAN PRIX en la edición de Circuba 2013.

El año 2014 obtuvo la ESTRELLA DE ORO, con un espectacular acto de báscula acrobática...Asimismo suma los premios CIRQUIJOTE DE ORO y CIRQUIJOTE DE LA POPULARIDAD por su loable desempeño en el Festival Internacional de Circo, Ciudad de Albacete, España en los inicios de 2015, año para el cual regresaría el GRAN PRIX por la barra rusa que ya en Cuba tiene raíces del éxito muy bien plantadas.

El Centro Cultural "Carpa Trompoloco", presenta durante las dos primeras semanas de octubre, esta propuesta circense que evoca dos décadas de excelencia donde una joven troupe de solo 20 años volverá a demostrar su clase, esa que recorre sus venas artísticas con un ADN singular y puro de arte circense, para repartir alegría y talento por la escena.

Las funciones comienzan desde las 4:00pm y las 7:00pm, cada sábados y domingos.

 

BELLEZA Y RIESGO EN LAS ALTURAS

Mientras espectáculos como los de la famosa compañía Du Soleil apuestan cada vez más a la estilización del arte circense, el Circo Nacional de Cuba mantiene vivas las tradiciones de un espectáculo donde la belleza se da la mano con la osadía

Por: Marina Menéndez / Fotos: Lisbet Goenaga y Paco Manzano / (Especial para Por Esto!)

LA HABANA, Cuba.- Hacía muchos años que no contemplaba el trapecio bajo una carpa cubana, con su triple salto mortal: la especialidad del añejo grupo Hermanos Montalvo, del que mi padre tanto me habló cuando niña y que, como resultado de una mala ejecución, dejó a uno de sus integrantes renqueando…

Ahora el número es precedido por un supuesto intento fallido de los jóvenes que realizan la maniobra, y que ha puesto los nervios de punta a todos en el lunetario… Pero la malla —antes inexistente— devuelve la tranquilidad al público, que estalla en aplausos cuando la red acoge a la muchacha caída desde lo alto.

La sonrisa cómplice del director cuando me alerta, desde un palco cercano al mío: “Ahora no se vaya a poner nerviosa”, me devela el sano truco: seguro ha sido una caída intencional para añadir tensión al espectáculo. Repiten el intercambio de trapecios, esta vez de manera exitosa, y de nuevo se escuchan otra vez los vítores, ahora llenos de sonrisas de una multitud que se ha mantenido durante los últimos cinco minutos, mirando hacia lo alto.

Sorprende la juventud de estos artistas pletóricos de color y elegancia quienes, sin desdeñar el encanto, como envuelto en tules, de circos famosos y modernos como Cirque Du Soleil, también mantienen viva la energía, el ritmo de prisa y la gracia del clásico circo cubano de ayer, cuyos protagonistas, errantes, iban de pueblo en pueblo llevando un arte que habían aprendido, casi siempre, de sus padres.

Se suceden así en esta función del show “Havaneando” -de la Compañía Havana del Circo Nacional de Cuba-, la precisión y la agilidad de los malabares; la fuerza de los pulsadores y el tino de los equilibristas junto a números clásicos del arte circense en la isla, combinados con la alegría del baile salpicado de ejercicios a manos libres y la gracia y hermosura de las muchachas que, atadas del pelo, parecen volar desde lo alto… Sin que falten los insustituibles payasos. Nada, por supuesto, es improvisado.

—Hoy puede hablarse con conciencia de una Escuela Cubana de Circo—, comenta a este diario José Manuel Cordero Hernández, coordinador general del Festival Circuba. Prueba de ello es la labor de los artistas formados aquí, frente a las mejores compañías del mundo. De hecho, sorprende a la periodista saber que las mayores y más estables compañías de Estados Unidos y naciones de Europa, Asia y el Medio Oriente, contratan anualmente a nuestros muchachos.

—Franco Dragone, uno de los fundadores del prestigioso Cirque du Soleil, ha extendido convenios por diez años a 26 artistas nuestros para su nueva compañía —cuenta. Y Cuba ha obtenido grandes premios en festivales internacionales de alto prestigio en Monte-Carlo (Principado de Mónaco), París (Francia), Albacete y Figueres (España), Moscú (Rusia), Citta di Latina (Italia), Roma (Italia), Zuhai (China) y Yszhev (Rusia).

No suman pocos, y muchos apenas están empezando. El Circo Nacional de Cuba cuenta hoy con un total de más de 200 integrantes y un promedio de edad de 22 años. La mayoría provienen de la Escuela Nacional aunque también la compañía puede nutrirse de deportistas en retiro, quienes son adiestrados mediante un curso emergente de dos años y poseen, muchas veces, una técnica más depurada como resultado de su anterior carrera.

Aunque es obvio que se mantienen al tanto e incorporan lo mejor del arte circense actual, existe el interés de mantener la tradición familiar y generacional en el circo cubano.

—Los actuales artistas han bebido de esas anteriores generaciones; quizás no tanto como se debiera pues hubo un vacío generacional que impidió, durante la época del llamado período especial— que ello se concretara en esos difíciles años—, explica Cordero Hernández. “Aun así el circo y sus artistas lograron sobreponerse y continuaron aprendiendo y desarrollándose”.

—¿Qué le gustaría a Ud. que tuviera nuestro Circo, que hoy no posee? —le pregunto.
—Más carpas itinerantes, que se contemple el acceso de los niños al nivel elemental en la Escuela Nacional de Circo (lo que permitirá gradualmente que éstos salgan mejor formados para su ingreso al mundo profesional en el Circo Nacional de Cuba), que aumente la matrícula y que se considere un mayor presupuesto para el desarrollo del Festival Circuba, nuestra principal plataforma de exhibición ante el mundo.

 

LOS VUELOS MÁS ALTOS DEL CIRCO CUBANO

Por: José Manuel Cordero / Fotos: (Tomadas de Internet)

La Habana.- ..”El circo es el espacio de mayor libertad que el hombre ha creado para sí mismo, allí los seres humanos pueden realmente volar”. Las anteriores palabras  refrendan con exactitud que son justamente los actos de gimnástica y acrobacias, los de mayor popularidad en el mundo, de lo cual la Compañía Havana, -troupe circense radicada en la isla y dirigida por Germán Muñoz-, se enorgullece de presentar en los más prestigiosos circos de Europa y América del norte.

En el pasado mes de marzo de 2015, especialistas de casting para grandes espectáculos dirigidos por el Sr. Franco Dragone seleccionaron a Cuba como destino para la búsqueda de estrellas a su próximo gran show previsto a estrenarse en julio de 2016 en Dubái. Prácticamente audicionaron todos los artistas de esta compañía perteneciente al Circo Nacional de Cuba y en la primera selección 14 exponentes fueron los escogidos para viajar al centro de entrenamientos y ensayos con sede en Bélgica.

Ello muestra la grandeza técnico-artística adquirida en los últimos 8 años de lo cual casi ningún empresario es ajeno y fé de ello lo constata Claudia Ojeda quien ya integra el más reciente espectáculo con sede en Macao, China con su legendario acto de solista en fuerza capilar denominado “La Mariposa”.

¿ Pero quién es Franco Dragone ?...., para muchos en el ámbito circense es el superlativo de los grandes espectáculos. Nacido en Cairano, Italia en 1952 estudió teatro en el Conservatorio Real de Bélgica. En 1980 Dragone llegó a Montreal, Canadá donde años mas tarde creó, dirigió y produjo un espectáculo para la Escuela Nacional de Circo en ese país. Durante 1984, Guy Laliberté vió una de esas actuaciones y en ese mismo año formó junto a Dragone el impresionante Cirque du Soleil. A partir de 1985 y hasta 1998 Franco Dragone dirigiría casi todos los más prestigiosos shows de esta compañía de entretenimientos desempeñando un rol importante en el desarrollo de la fusión del teatro y el espectáculo circense.

Su visibilidad aumentó considerablemente después de dirigir “Mystére”, un espectáculo vanguardista que ayudó a cambiar la naturaleza de la producción en Las Vegas, Estados Unidos. Para muchos él fue la cara del Cirque du Soleil en Las Vegas.

Hoy más de 40 millones de personas han disfrutado y apreciado sus creaciones, bien sean en vivo o a través de la televisión. Su incursión en el universo del cine le llevó a dirigir la primera película del Cirque du Soleil “Alegría”.

 

 

 

 

 

 



Buscar

Ahora usted puede reservar sus asientos en la Carpa Trompoloco desde aquí

Cartelera
Marque la hora en que le gustaria ver el circo

11:00am
4:00pm
7:00pm
8:00pm
Galerias
Auspician

Patrocinadores

 

  

 

Contáctenos

WEBMASTER Y COORDINACIÓN GENERAL DEL FESTIVAL CIRCUBA

  Teléfono: (53) 5 252 4541

email: circubarrpp@cubarte.cult.cu

            circubarrpp@gmail.com